top of page

Autosacramental ed. 2022 Palomas (Badajoz)

me pregunto sI lo hará queriendo…

El 1 de mayo de 2022 en la localidad de Palomas pudimos llevar a cabo el auto sacramental Paso De La Santa Cruz con la dirección magnífica de José Antonio Raynaud y con el texto de Jesus Sanchez Adalid.


Este auto sacramental está lleno de una magia especial que mi querido amigo, Manu, percusionista que suele participar en este proyecto, me recordó el otro día en una conversación. Dijo que se formaba una acumulación de tantos elementos entre el texto, lo ancestral de la melodía, la tradición, los vestuarios, luces, detalles, la parte espiritual, la música, las personas etc. que parecía como si esa magia fuera pura, como si se recuperará la raíces de aquella región.


Y así es.



Durante un tiempo decenas de personas trabajan como hormigas para llevar a cabo este proyecto. Jose Antonio Raynaud, para mi maestro, me habla muchas veces de algo que se llama la pre expresividad. Todo lo que va ocurriendo antes del gran momento en el que se juntan todos los elementos que se está trabajando. De repente cobran sentido, aparece esa magia que parece estar encriptada en cada uno de los elementos que se han ido trabajando. Y al unirse encajan a la perfección. Una perfección que muchas veces no se entiende bien. Es una perfección de que “es así perfecto tal y como es en el momento”. Claro, hay muchas cosas que se pueden mejorar pero ha de realizarse en ese camino y en ese espacio de trabajo que llamamos de la pre expresividad, antes de ser interpretado.

Jose lo sabe. No sé hasta qué punto él es muy consciente de la magia que hace, pero claro, cuando estudias su currículum sospechas que su experiencia le ha generado una conciencia que sabe cómo sacar de cada uno de las personas aspectos que ni las mismas personas sabemos que las tenemos.

El ensayo previo del sábado día 30 no conseguíamos hacer los traslados de instrumentos de un escenario a otro ni conseguíamos ir con la fluidez adecuada según el ritmo que requería la obra. Infinidad de elementos lo hacían complejo a la hora de poder llevarlo a cabo. El mismo domingo día de la actuación José me dijo que definitivamente nos quedábamos en un solo escenario para hacerlo todo más fácil. En un principio casi me convence. Pero de repente recordé cuál era la posición de un compositor con un director. Es la de aportar soluciones y adelantarse a las diferentes circunstancias que van ocurriendo. Ese estatus lo quiero mantener siempre. Así que nos reunimos los músicos dos horas antes del concierto y como si fuéramos un pequeño ejército donde nuestros instrumentos son nuestras armas, establecimos una estrategia con las voluntarias que nos ayudaron en el traslado los instrumentos.


José me dijo que en el traslado del segundo escenario al primero el tiempo de cinco minutos era una eternidad. Así que me dijo: ”convénceme de qué podéis”. Le respondí que lo haría en tres minutos.

Al colgar el teléfono me dije “lo vamos a conseguir en dos minutos”.


Pensad que había que trasladar arpa, timbales, atriles, instrumentos etc. en un lugar oscuro, con poca iluminación y con un suelo poco uniforme. Y así lo hicimos, practicamos y conseguimos en dos minutos hacer los traslados gracias al aporte de todos.

Sin embargo en el concierto seguimos en un minuto y medio.


Cuando terminamos el concierto y todo funcionó bien me quedé pensando si realmente lo había hecho queriendo. Jose y yo trabajamos juntos hace algunos años. Nos conocemos lo suficiente como para saber cómo tratarnos el uno al otro. En todos los proyectos jamás había dado un paso hacia atrás por un reto, por una dificultad. La decisión de quedarse en un solo escenario era por una deficiencia, no por un elemento idóneo de la obra.


Así que lo conseguimos y todo fue muy bien. Me pregunto si lo hizo queriendo. Sé que estará leyendo este texto y ahora mismo debe estar riendo de mis ocurrencias. Pero en el fondo él sabe que hay parte de verdad en todo esto que estoy diciendo.

Así que, querido amigo, eres un maestro en conseguir que todos demos lo mejor de nosotros mismos.


Es una enorme alegría poder conectar con personas tan valiosas y llevar a cabo un proyecto común. Cada vez valoro más estos presentes. Se le ha puesto mucho cariño al trabajo realizado en el Paso De La Santa Cruz edición 2022 de Palomas. Gracias una vez más a todos por aportar soluciones y divertirnos tanto. Para mí ha sido un proyecto muy especial ya que es el primero que hago de estas dimensiones tras más de dos años lleno de retos y aprendizajes complejos.


Gracias a mis compas músicos, cada uno es único y especial. A los que ya han participado desde el primer momento como Alfredo (violín), Manu (Percu), Miguel Ángel (Oboe), Ana (Cello), Gome (trompa), Montse (Arpa, adaptación y edición de partituras). A compas de siempre como Clara (viola), Víctor Orantos (flauta contralto), José (tuba), Juanan (violín), Víctor Durán (cantante), y me ha encantado conocer a Jesús (trompeta), José Ramon (trombón), Juan (percusión). Y a Jesús Gómez (travesera), mi compañero de Alburquerque que me ha alegrado mucho conocernos un poco más. Gracias por vuestro apoyo.



Gracias también a todas las personas que no se ven y que están sosteniendo este enorme barco que es el auto sacramental…Jesi, Mari Carmen, Kiko, Casilda, Rocío, Inda y largo etc…por favor, sentiros incluidos. Gracias por tantos abrazos.


Gracias Jose Antonio Raynaud una vez más por haber compartido este proyecto, por tu magia y maestría.

Todo mi respeto y cariño a las mujeres del coro y a sus ancestros por haber sostenido a lo largo del tiempo y de las circunstancias esa línea melódica llena de fuerza. Y por las horas de ensayo, risas y una actitud maravillosa.

Y gracias Montse por animarme a no dar un paso atrás.

Con cariño,

D.



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page