Buscando espacios sonoros perdidos



Los que vivimos en zonas rurales tenemos muchas ventajas a veces no muy bien valoradas. Entre ellas puedo destacar la accesibilidad a lugares que se han quedado fuera del tiempo. Lugares abandonados, muchas veces en ruinas. En estos lugares la naturaleza ya se encuentra más presente que la huella del recuerdo del paso del hombre. Tengo la sensación que si el silencio se pudiera palpar o medir, su presencia sería enorme en estos lugares. Y esto para mi y mi oficio de compositor es algo maravilloso! Así que me dispongo a seguir disfrutando de incursionar mi curiosidad en estos espacios! Hay cientos! Grabadora en mano y material para apuntar las observaciones y a capturar motivos musicales.

Aquí puedes ver unas fotos de nuestra última aventura por el Castillo de Azagala. Fui con mi buen amigo Álvaro. Es tenor y llevamos más de 10 años trabajando juntos.