Detalles que me hacen muy feliz.




Vuelos Bajo La Esperanza dedicó sus beneficios a comprar juguetes para niños inmigrantes de Badajoz. Con lo que sacamos compramos material para restaurar juguetes que nos habían donado para navidades.  Hoy nos han enviado esta foto de una de las niñas jugando con una de las muñecas. 

Cada proyecto musical lleva muchísimas horas de estudio en el taller.  No me puedo quejar de la valoración que reciben mis trabajos! Pero todo ese esfuerzo se ve nutrido y vitalizado gracias a estos pequeños detalles. 

Gracias una vez más a quienes colaboraron con este trabajo que me sigue reportando tantas alegrías.

David.