Pequeño ritual


Tengo un pequeño ritual que hago desde hace muchos años. Cuando voy terminando etapas de trabajo, voy entregando proyectos, o capitulando grandes aventuras me suelo dar un buen paseo por la naturaleza donde tanto me gusta ir. Entonces tomo una piedra o un trozo de madera y lo agarro con fuerza mientras pienso en lo más importante de los proyectos que hago: las personas que me acompañan, que he conocido y he compartido y siento mucho agradecimiento. Y después, lo pongo en alguna parte más o menos a la vista mientras continuo siempre para adelante.