Un bonito regalo


Hoy me han hecho un regalo precioso. En 1986 alguien puso mi primer instrumento en mis manos y me dijo cómo empezar. Hace ahora 30 años que Don Florentino puso la primera piedra de construcción del músico que ahora soy.


Su hermana ha tenido conmigo una hermosa consideración al regalarme la pandereta de su hermano. Con lágrimas en sus ojos me indica que le hace muy feliz que yo tengo algo de él.

Agradecer es lo natural más allá de las inclemencias de la personalidad. El dolor, el sufrimiento, la tormenta y el no haber sabido cómo encontrar la forma de salir de la cárcel del miedo puede convertir al hombre en lo peor de uno mismo...pero no olvidemos nunca que tras la apariencia se encuentra latiendo la inocencia esperando que alguien utilice su inteligencia para esquivar las barreras del miedo y conectar con la luz de esa persona.