McBells




De norte a sur y de este a oeste, con frío, con calor, en la paz, en la guerra, en la opulencia o en la más absoluta pobreza, los seres humanos, de todas las razas, de todas las lenguas, de todas las creencias, celebran la Navidad en la Tierra.

Para nosotros es el nacimiento de Cristo. Para otros es el nacimiento del Sol , el final del Ramadán o el Solsticio de Invierno... Pero para todo el planeta esta época del año es un tiempo mágico. Tiempo para la esperanza y para la confianza, pero sobre todo tiempo para la alegría. En Navidad, todos tenemos el derecho y el deber de defender la alegría.

Como decía Mario Benedetti:

"Defender la alegría como un principio, como una bandera, como un destino, como una certeza, como un derecho, como una trinchera...defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables de las ausencias transitorias y las definitivas"

Parte final de Música, Historia y Leyendas Navideñas


2 vistas