¿Por qué Artesano?

    Porque realmente el proceso de creación como el tratamiento que se realiza tiene muchas semejanzas con un trabajo artesano. Las tecnologías ayudan muchísimo pero no sustituyen a los conocimientos, siempre en crecimiento, ni la conciencia que se desprende de la experiencia. 

 

    En el proceso de construcción de una obra no hay ni una sola nota puesta por casualidad. Todas cumplen una función aunque en el momento de disfrutar una obra uno no se suele preguntar cuál ha sido el proceso de elaboración, del mismo modo que mientras saboreas un manjar no te preguntas el procedimiento que ha seguido en la cocina. 

 

  Existe una idea generalizada de desvalorizar los trabajos porque "eso lo has hecho con el ordenador". El compositor utiliza todas las herramientas a las que pueda acceder, del mismo modo que un gran chef echa mano de todos los medios a su alcance, algunos tan extraños como sopletes, escarpelos o incluso probetas, con tal de crear presentaciones, aromas y  texturas que a veces constituyen su toque personal, su secreto mejor guardado. Pero nada de esto sería posible si no estuviera asistido por sus conocimientos,  su ingenio, su inteligencia, su voluntad, su capacidad de errar y rectificar o la de realizar enfoques desde diferentes planteamientos. Sin estos elementos intrínsecos de nada serviría tener a tu disposición todas las herramientas posibles y todos los medios que podamos imaginar.  

 

Por ello reivindico la artesanía en el proceso de composición

    No suelo revelar mucha información de qué herramientas  utilizo exactamente. Sólo han de saber que todo es de la máxima calidad que puedo ofrecer. A veces utilizo samples, otras veces los creo yo mismo o  son grabaciones de músicos. Lo importante es el proyecto en sí mismo y que realmente lo disfrutes.

Cuestión de proporciones

    Quien se dedica a la composición se encuentra en una situación verdaderamente estresante. Casi siempre estamos acompañando a algo, como poner música a una peli o un documental o un teatro, etc teniendo que ajustarnos a mil cuestiones hasta conseguir el objetivo de quien nos contrata, y a la vez teniendo que innovar e innovar hasta la locura para tratar de encontrar un espacio propio en este complejo y competitivo mundo. Al final existe una sensación terrible de que estás vendido a los intereses de otros.

    Y sin embargo tenemos derecho a tener nuestro propio espacio de crecimiento. Un espacio de libertad sin más sometimientos que las reglas ocultas y casi mágicas de las musas, que no son otra cosa que la belleza que nace de ese maridaje entre intuición y conocimiento.

 

  En la actualidad la tendencia es escuchar la música como acompañamiento de algo: sea una película, anuncios, lectura de libros, mientras hacemos deporte, o estamos en una cena. Es decir, que la música sirve de apoyo para potenciar esas imágenes, esas palabras, esas escenas...

 

    Yo he encontrado mi propio espacio de crecimiento haciendo justo lo contrario: en lugar de componer música para acompañar imágenes o palabras yo pongo imágenes y palabras para potenciar la música que compongo, dándote unas pequeñas pautas de imagen, texto o sonidos complementarios, para que tu solo tengas que dejar las prisas a un lado, cerrar los ojos y dejarte llevar.

 

  Esta música que no acompaña sino que es acompañada se me antoja una experiencia diferente. Algunos podrán decir que qué más da que la música acompañe a las palabras o que las palabras acompañen en a la música pero no estoy de acuerdo. Todo es cuestión de proporciones, como cuando  preguntábamos a mi abuela: ¿qué hay para comer? “hoy carne con patatas,” contestaba ¿Y mañana? Insistíamos. “mañana patatas con carne”. Pero eso es lo mismo, protestábamos nosotros. “Ya verás cómo no”. 

Y se reía.

Sobre la parte solidaria

    Existen tantas cuestiones que atender a nivel local y a nivel global, tanto dolor que aliviar, tanto que inspirar para que las personas que tienen poder puedan hacer algo por el bien común, tantas buenas ideas que apoyar...

 

    La solidaridad debiera de ser algo natural, una forma de hacer las cosas que saliera sin forzar.  Y por esa línea me apoyo para realizar los trabajos. 

 

   Estoy convencido de que una obra de arte puede tener muchas improntas incorporadas a diferentes niveles. Puede llevar en su espíritu la capacidad de colaborar en iniciativas solidarias. Eso es hermoso, eso es natural, es casi una obligación. 

IMG_2202.jpg
¿Qué es un Iniciado?

    Sencillamente es una persona que quiere y busca ser más consciente. Y en consecuencia, pone todo su empeño en ello y en expresar a su Ser. Vivir en y desde esa integridad conforma su centro de gravedad.

Para mi, la música en la composición, en la interpretación y en esta forma de trabajar es una forma en el que expreso a mi Ser.

David.