Sólamente Dios sabe los líos en los que nos hemos metido este señor y mi persona. 

En teoría, con la edad, debería ir a menos, pero por más tiempo que pasa no hay forma de dejar de meternos en líos.

 

Miguel Ángel es un gran amigo, de esos que están con la mitad de los dedos de una mano. 

 

Desde muy jovencitos estamos trabajando juntos, con Montse y con Ana. 

 

Aprendemos, nos caemos, nos volvemos a levantar y echamos unas risas. 

 

Describir la cantidad de cosas que hace este hombre es todo un libro. Por lo que sólo puedo decir es que todo lo que hace lo realiza con entusiasmo que le lleva a la excelencia. 

 

Te hará reir hasta llorar o llorar hasta reír. Realmente es una persona que vale por dos...=X2. 

 

Su nobleza y espiritualidad son algo que le gustaria tener a todas las personas que conozco y él lo hace de una forma muy sencilla...apenas como un niño. Es mi hermano de armas, amigo de aventuras y compañero de camino. Dios nos guarde de cometer la torpeza de olvidar nuestro Origen. 

=X2 - David Álvarez
00:00 / 00:00