Música para quienes no han podido despedirse de sus seres queridos a causa de la Covid 19

"Las palabras aclaran la memoria, la música ilumina los sueños."


Te presento este iniciativa que pretende aliviar y acariciar emocionalmente a todas las personas que no están pudiendo despedirse de sus seres queridos a causa de la COVID 19. Transcribo las palabras del artículo que han preparado para ello.


Y gratitud, siempre gratitud. Gracias a Ángela, a Marisa, a Ángel, a José Ramón (.ay), y a Agapito (Berrocal). Y especialmente gracias a ti que te detienes a leer o te acercas a escuchar esta música sabiendo ver la luz entre líneas, notas y nubes.



Artículo por Abel Moreno, de Baylio.com


Desde hoy, todos las personas que acudan al cementerio municipal de Alburquerque se encontrarán una placa junto a la puerta en la que puede leerse el siguiente lema: La palabra aclara la memoria, la música ilumina los sueños. La placa incluye un código QR con el que se accederá a una música especial que el compositor alburquerqueño David Álvarez ha creado como homenaje a todas las personas que no han podido despedir a sus seres queridos a causa de la pandemia del COVID-19. El proyecto toma por nombre Vuela Alto y es una iniciativa enmarcada en la Escuela Municipal de Música, de la que David es su director.

El propio Álvarez nos contaba que la música está pensada para «empatizar con las personas que no están pudiendo recibir el cariño ni expresar sus emociones por la pérdida de un ser querido». Al mimo tiempo añadía que la obra está hecha «con cierta elegancia, cariño y sin demasiado dramatismo». Puedes acceder a ella en el vídeo del final de este artículo.


Carta de la alcaldesa y vídeo de David

La alcaldesa, Marisa Murillo, ha explicado el proyecto e invita a todos a detenerse en él. Lo ha hecho a través de la siguiente carta:




Sobre la música para músicos.
En un principio fue construida de forma básica con la guitarra. Canturreaba y mascullaba el motivo que aparece en las palabras vuela alto...vuela alto. La letra, escrita con impresiones visuales, se mueve de forma irregular por cada marcador. Después añadí una segunda guitarra en la sección media con la técnica del trémolo. Sumé notas con el piano alejando de la fuerza tonal de los acordes estructurales, provocando con ello sensación de "volátil". La mandolina con su trémolo, el trino genera una sensación entrañable que recuerda a nuestros instrumentos del laúd y la bandurria folk. El movimiento del bajo añade emotividad para este tipo de iniciativas y tiene una forma de apoyar el cuerpo emocional de forma propicia. La sonoridad de "pero vuela" pronunciada de forma ligada, causa un efecto similar a los mamtrams y, la forma de repetirse al final (en conjunción con la instrumentación) provoca un efecto de "ascender, soltar y elevar" casi física. 
 D.