El País de las Certezas

"(...)una manifestación artística, como puede ser un cuento, tenga vigor en casi todos los tiempos, en casi todas las culturas, y casi para todo el mundo..."

¿Cómo estás oyente de esta web y lector este blog? Espero que tengas mucho amor en tu vida.


Te presento el cuento de esta semana. Hemos musicalizado “El País de las Certezas”. Un cuento de Concepción Bueno (mi madre) enmarcado dentro del libro Por la Señal de mis Nombres.

Puedes escucharlo pinchando aquí o en la foto.


Entra dentro de los cuentos reflexión. Con un poquito de inteligencia y otro poquito de flexibilidad interna podrás leer el cuento y me juego la primera cuerda de mi vihuela que te acuerdas de alguna persona. Pero lo mejor será que te acuerdes de algún aspecto de o en ti mismo. Por lo menos a mí me ha servido. Y eso que llevo muchísimos años sabiendo de este cuento. (Aprendo despacio pero con entusiasmo)


¡Como siempre el arte obra su magia! hace que una manifestación artística, como puede ser un cuento, tenga vigor en casi todos los tiempos, en casi todas las culturas, y casi para todo el mundo.


Si observas con detenimiento podrás ver que hay una tendencia generalizada a pertenecer al país de las certezas. Con un poco de suerte conseguirás escaparte de la fuerte atracción que tienen nuestros protagonistas del cuento y labrar tu propio camino…


Para ello te animo a que recuerdes esa esa frase del genial Groucho Marx quien dijo ““Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente”


Agradecimientos. Agradezco muchísimo el buen hacer de Esperanza Cárceles y Joaquín Plata quienes han estado en la narración. Gracias a mi mamá por haberme haya permitido vestir de música ese cuento. Pero lo que más agradezco es a la vida por haber sido criado y educado en el punto en que las cosas tal vez no sean negras o blancas, rojas o azules, posibles o imposibles. Siempre hay algún camino que recorrer dentro del abanico de matices.


Sobre la música. He jugado con dos paisajes musicales. Uno de ellos es cuando la narradora habla en tiempo actual. Y el otro es con la imaginación del cuento y sus personajes. El fagot representa al rey y el oboe a la reina. El motivo que representa el oboe está ideado en la forma de entonar de Esperanza cuando declama “¡claro que sí!” Cuando ya está cerca del final hay un guiño para mi madre cuando la narradora empieza a contar sobre que "el príncipe empieza hacerse preguntas". Si te fijas, el final juega solamente entre dos posibilidades. A fin de cuentas, en el país de las certezas o es sí o es no. En definitiva, me lo he pasado como un niño componiendo la música.



+ sobre Músico Rural



79 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo