Un poco sobre el trabajo con otros músicos.



Comparto unas ideas para los que llevan el peso de los proyectos. 

Condiciones ideales de trabajo?  Y si no se dieran? Pararías? Y por qué?

En 1995 creamos con Montse y con Ricardo la Escuela de Música de San Vicente. 

En 2004 creamos el proyecto Areítos. 

En 2011 creé con mi amiga Nancy Viniegra AliaMundi. 

Ahora en 2019 tengo nuevos proyectos que es la suma de mi experiencia de estos años junto a retos nuevos. 

Uff...muchos años? No sé...si lo cuento parece mucho. 

He pensado un poco sobre mi relación con otros compañeros/as, con antiguos alumnos/as.

Algo que tengo bien aprendido hasta la fecha actual es aprender a trabajar con los músicos sin tener demasiado presente la localización. Gracias a las nuevas tecnologías, a la velocidad de comunicación, a poder hacer una videoconferencia con alguien que se encuentra 8000 kms de ti, y muchas más herramientas que te ayudan a poder mantener un flujo de trabajo en proyectos comunes. Es un espacio virtual, pero que en realidad obedece a un espacio de conciencia. Ese espacio permanece activo mientras estás con la energía del proyecto o de la intención común que tengáis entre los músicos. Es bueno tener una relación cercana con los músicos, eso facilita mucho las cosas. Sin embargo no hay que obsesionarse por tratar de tener situaciones ideales porque la velocidad a la que va el mundo no permite muchas ocasiones de tranquilidad como sería lo ideal. Pero por esta situación no nos vamos a quedar sin hacer cosas que te hacen feliz!. Digo yo. Eso sí!, es importante que te hagas de un equipo de músicos con los que te sientas realmente con mucha confianza para que en el rato que os reunáis podáis optimizar el tiempo y los recursos de la mejor forma. Esta frenética velocidad de trabajo no la he escogido como primera opción. La he escogido como la natural forma de adaptarme a los tiempos actuales. Eso no quiere decir que no haya una parte en mí que anhele más tranquilidad, pero eso a veces me provoca un poco de estrés porque encontrar eso espacio de tranquilidad se vuelve todo una odisea, y por lo tanto me da ansiedad. En consecuencia, si tengo ansiedad por conseguir un momento tranquilo es como si quisiera estar seco mientras estás nadando en un río. Un absurdo.  Así es que tal y como se presentan los tiempos, es bueno encontrar un camino para desarrollar los trabajos. La tranquilidad, la alegría, la magia que hay en el proceso creativo, y veinte cosas como compañerismo, excelencia en el trabajo, etc..todo esto en el fondo se encuentra en el corazón y en la voluntad de la persona. Da igual que lo hagas con tiempo y tranquilidad sin tener que mirar el reloj o que lo hagas con una videoconferencia a toda prisa mientras cenas. Lo importante es la disposición de las personas que quieren trabajar. Y otra cosa interesante es que siempre busques personas que estén bien ocupadas y entretenidas. Estas personas están acostumbradas a gestionar el tiempo, a decir que “no” si ven que no lo pueden realizar, pero, que aún así lo van intentar. Nunca escojas a una persona que está aburrida, y que se queja mucho. Necesitas soluciones! También es bueno que recuerdes que lo que te une a esos músicos en un principio es un proyecto, una iniciativa. Pero no por ello tiene que surgir una amistad como la que te gustaría en el fondo. Esa amistad surge por otros elementos; porque hayas podido rozar más con esa persona, o compartido otros temas. También si estás acostumbrado a liderar proyectos y van pasando los años, te darás cuenta que la posición en la que te mira normalmente es la de un líder, un coordinador, un profe? y no muestran la misma naturalidad que mostrarían con otras personas, con otros compañeros. Pero así son las cosas. 

Tal vez en estos años, con todos los músicos con los que trabajado (que han sido unos cuantos) pueda contarlos con los dedos de las manos los que hay amistad más allá de la música. Aunque si te digo la verdad, a veces esta situación me incomoda porque aprecio mucho la amistad por encima de casi todo y este oficio de compositor es bastante solitario. Pero da igual, eso no es lo importante. No exijas tener amistades! simplemente sé tu mismo, vive feliz y deja que las cosas sean de forma natural. Abraza, besa, pregunta lo que quieras, responde siempre la verdad, regala lo que quieras dar, y recibe siempre lo bueno... más hazlo porque te surja como un impulso natural y no porque esperes nada. Eso no sería amor. Mejor sé tú mismo y da todo lo que puedas (siempre es más interesante dar. Se aprende más jjj). Todo lo demás se dará de forma natural.

Así que a seguir con el baile hasta que levantes los pies del suelo...hasta que casi parezca que vuelas...aunque sea a ras de suelo.